28 de agosto de 2010

Entrega # 20

(por Albert Guasch)

2 comentarios:

  1. Realmente desconcertante, y paradojicamente hoy en día somos vigilados por numerosas cámaras, ¿cómo una mirilla de una casa nos podría intimidar tanto?
    *me gusta la serie de ilustraciones

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sindrome Coleccionista por pasarte por nuestro blog! Hemos llegado prácticamente al ecuador de la aventura... y las mirillas nos siguen observando desde su silencio... Saludos!

    ResponderEliminar